lunes, 15 de noviembre de 2010

Esta noche te muerdo, me asfixias y te escuezo. Te araño la espalda y te doblo los huesos. Mi corazón late al ritmo de tu aliento y me saltan las alarmas si no veo en tu mirada, tu deseo. En el suelo está mi camisa destrozada, pisada por mentiras y sueños. Me arranco la piel con cada susurro, con cada gemido, con cada beso.

2 comentarios:

  1. Hay veces en las que la ropa sobra y... esta es una de ellas ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Sí, aunque le traiga remordimientos ;)

    ResponderEliminar