lunes, 6 de diciembre de 2010

Mis niños, no puedo negar que iría a París a enamorarme, que desearía una rosa roja por San Valentínun beso cálido, dulce y tierno al despertar, un te quiero, un qué más da. No puedo negar, tampoco, que me pondría guapa y roja al verle pasar. Tampoco disimulo que me encantan las películas tontas de amor barato, que me chiflan... No sé si es absurdo, pero creo en el amor. No, no puedo negar que soy la típica niña tonta. Pero también digo que, al menos por ahora, tengo el orgullo muy alto y la faldamuycorta.

5 comentarios:

  1. puedes seguirlo teniéndolo, puesto que no estamos hablando de imposibles ^^

    ResponderEliminar
  2. Pues entonces podemos decir que somos dos, dos tontas, con el orgullo muy alto y la falda muy corta. Y para que cambiar...

    ResponderEliminar